lunes, 28 de diciembre de 2009

Introducción al Mac OS: Unidades Externas y Almacenamiento

Han sido unos días muy ocupados, pero finalmente puedo sentarme a continuar con esta serie de artículos que buscan poner en perspectiva de manera clara los conceptos básicos que la mayoría de usuarios nuevos de Apple enfrentan.

Comenzando por lo obvio, la unidad de almacenamiento más importante de cualquier computadora es su propio disco duro. Por default las Mac muestran su (o sus si es que hay particiones) disco duro en la parte superior derecha de la pantalla bajo en nombre de "Macintosh HD". No hay nada de malo con que esté allí, al contrario, yo lo encuentro muy práctico al momento de visualizar cualquier tipo de información pertinente a ésta unidad.

Discos Externos

Se pueden utilizar variedad de unidades de almacenamiento externo en nuestras Mac, desde memorias USB, hasta discos duros externos portátiles USB y Firewire (éste último sólo en algunas Macs), y más recientemente, tarjetas de memoria SD. También se pueden utilizar adaptadores para leer cualquier tipo de memoria y en el caso de algunos modelos antiguos de Macbook Pro de 15" y 17" pulgadas, hay la posibilidad de incorporarles un adaptador de memorias interno a través de el puerto Express Card.

En todos los casos, a menos que se indique lo contrario en las Preferencias del Sistema, al conectar una unidad de almacenamiento externa, ésta siempre se mostrará "montada" en el escritorio como un disco duro más.





Tip: Si desean cambiar la apariencia de los íconos de éstas unidades para darle un toque mucho más personal, pueden seguir este sencillo tutorial que publicaramos hace algunas semanas.


Backups o Copias de Seguridad

Más allá de ser un medio utilísimo para trasportar información de un lado a otro, los discos (y memorias USB) externos cumplen una función muchísimo más importante: Almacenar copias de seguridad de nuestra información de manera periódica en caso de cualquier eventulidad.



Y con este fin es que Apple y otros desarrolladores de software nos brindan alterantivas muy buenas al momento de realizar backups de nuestra información. Una de ellas es la propuesta por Apple misma y que viene incluída en toda Mac, Time Machine, que a través de una interfaz muy lograda, realiza backups incrementales de toda la información de nuestras Mac, incluso de aquellos documentos o archivos ya desechados y borrados de la papelera. La gran ventaja de esta aplicación es que se integra perfectamente con nuestro sistema y realiza todo de manera automática. Por otro lado una de sus grandes desventajas es su poca flexibilidad y el hecho que no permite realizar copias de arranque de nuestras Mac.

Pueden leer más sobre Time Machine (e incluso ver un video explicativo de esta gran herramienta) en éste artículo que publicaramos hace unos meses.

La segunda herramienta para realizar backups de nuestro sistema (y mi favorita personal) es SuperDuper, una pequeña pieza de software que nos dá gran flexibilidad al momento de elegir los parámetros de nuestros backups, y aunque no cuenta con una interfaz tan pulida como la de Time Machine, nos ofrece la invaluable opción de realizar copias de arranque de nuestras Mac (copias de arranque son backups completos de nuestro sistema que pueden "correr" en cualquier otra Mac tal cual si fuera la nuestra propia, perfecto por si cuentas con varias Mac en casa por ejemplo). Esta aplicación es gratuita y no voy a decirles mucho más de ella en éste artículo ya que si siguen éste enlace podrán leer un tutorial completo de la misma que publicáramos meses atrás también.


Utilidad de Discos y otros: Copiando y Quemando CDs y DVDs

Sin duda una de las maneras más conocidas de llevar con nosotros algo de nuestra información es en un disco, y aunque ahora se han visto ligeramente deplazados por las unidades USB, aún resultas muy útiles al momento de entregar trabajos, presentaciones y hasta para realizar backups de nuestras películas favoritas.

La manera más sencilla de quemar la información que deseemos en un disco tal cual la tenemos organizada en nuestras carpetas es a través de los Carpetas de Quemado (o Burn Folders en inglés). Para crear uno, simplemente vayan al Finder y en el menú Archivo, elijan "Nueva carpeta de quemado" (que alguién me corrija si el nombre en castellano es otro). Una vez creadas, lo único que debemos hacer en estas carpetas es arrastrar los archivos que deseemos quemar en el disco y organizarlos como queramos. Mac OS X no duplica ni traslada los mismos, sino que sólamente crea atajos de éstos de manera que no ocupan espacio en nuestros equipos y los podemos desechar sin problemas cuando hayamos terminado.



Una vez creada esta carpeta y arrastrados los archivos deseados, al abrirla nos presentará el número total de archivos y el tamaño que éstos ocuparán en el disco de manera que podamos elejir entre utilizar un CD o un DVD para el copiado. Una vez que verifiquemos la información, sólo queda insertar el disco en blanco y hacer click en el botón "Grabar". Una manera rápida y sencilla de realizar copias de cualquier tipo de información. Es la más general también, pero existen otras de las que escribiré un poco más adelante.

Luego, otra de las grandes utilidades que vienen incluídas en nuestras Mac es la Utilidad de Discos. A través de la misma podemos no sólo copiar y quemar CDs y DVDs, sino también verificar el estado de todas las unidades de disco de nuestra Mac o incluso de cualquier unidad externa conectada a la misma. Podemos también crear particiones, verificar permisos y realizar formateos de éstas unidades. Pero regresando al punto, si se trata de crear copias o backups de otros CDs o DVDs, ésta es LA herramienta a utilizar.



Para ésto bastará con que insertemos el disco en nuestra Mac, lo seleccionemos en la barra izquierda de la Utilidad de Discos, y en la misma hagamos click a "Nueva Imagen" lo que creará un copia idéntica del disco en nuestra Mac. Podemos visualizar esta copia montándola en el nuestro escritorio o si deseamos podemos insertar un disco en blanco, seleccionar ésta imagen recién creada y hacer click en "Quemar" lo que realizará una copia fiel del disco anterior en éste nuevo. Esta es sin duda una excelente herramienta cuando se trata de realizar backups de películas ya sea para verlas en nuestras Mac (con menúes incluídos) o llevaras en un disco genérico a donde queramos y dejando el original en casa (ojo que no todos los DVDs permiten este tipo de copia).

Tip: Para aquellos quienes la seguridad sea casi una obsesión, pueden crear carpetas encripatadas con la Utilidad de Discos, las cuales pueden guardar seguras en sus Mac o incluso llevar siempre con ustedes en un USB, pueden ver el tutorial en éste artículo.

Existen otras aplicaciones con las que se puede realizar este tipo de operaciones como Toast Titanium por ejemplo, pero yo prefiero Disk Utility, no es quizá tan rápido e intuitivo como la mencionada antes pero trabaja de acuerdo a los límites del hardware establecidos por Apple, y si se trata de una pieza tan delicada de hardware como lo es el láser de la unidad de Discos, soy un poco paranoico y prefiero esperar un poco más antes que forzar mi Mac (ojo que no conozco ningún caso en el que alguien haya malogrado su lectora por utilizar estas aplicaciones, la elección es cosa enteramente mía).

También para aquellos que les gusta lo práctico, muchas de las aplicaiones principales de Apple cuentan con la opción de Grabar inmediatamente el tipo de información que dicha aplicación maneje. iPhoto puede quemar eventos, galerías y presentaciones por ejemplo, al igual que iMovie, iTunes (que puede quemar cualquier playlist en sólo un par de clicks), y muchos otros. Así que si tienen una aplicación favorita, simplemente exploren un poco los menús superiores y los contextuales para ver si cuentan con éstas opciones.



Eso es todo por ahora, no dejen de hacernos saber si desean conocer algo más sobre éstos temas, y también hagannos llegar sus tips y sugerencias para compartirlos con todos.