lunes, 27 de abril de 2009

¿Por qué un iPhone?

En este primer post, creo que sería conveniente contar por qué elegí yo un iPhone, y no algún otro smartphone de los que había en el mercado en el momento en que tomé mi decisión. Pienso que las consideraciones que yo tomé pueden ayudar a decidirse a otros posibles usuarios.

En primer lugar, contaré que yo había utilizado hasta antes de comprar mi iPhone, un celular sonyericsson t637, que junto con mi pocket pc HP Ipaq h2210, eran una pareja genial. Ese celular, a pesar de tener varios años en el mercado (y conmigo), gracias al bluetooth, me permitía utilizar mi pocket pc para entrar a paginas web y bajar mi correo, utilizándolo como moden. Además, en la pocket tenía la capacidad de leer archivos de office (word y excel) e incluso de editarlos. Había aprendido a usar muy bien el puntero y el método de reconocimiento de escritura, así que podía tomar apuntes casi tan rápido como en un cuaderno de apuntes. Es decir, estaba más que feliz con mi "paquita" (así le dicen de cariño a las pocket Ipaq de HP).

Sin embargo me robaron la pocket pc, y desde ese momento sólo me quedé con mi celular. Eso fue clave. Tuve que buscar la forma de tener mis contactos y mi agenda sincronizados y poder llevarlos conmigo siempre.

Para mi suerte, el celular que tenía me brindaba todas esas posibilidades, que por tener la pocket, nunca había aprovechado. Es así que sincronicé mi celular con el outlook y tenía sincronizada mi agenda y mis contactos, era genial.

Y cuando dije que eso fue clave, fue porque en casi los dos años que estuve sólo con el celular, me di cuenta que en realidad, no extrañaba las capacidades de edición de archivos de mi pocket, sólo la capacidad de visualizarlos, de obtener mi correo en cualquier parte (que lo podía hacer con mi celular), la capacidad de ver vídeos, leer libros, escuchar música, todo eso en cualquier lugar. Pero que a pesar de no ser un usuario tan precario (tenía muchos programas en mi pocket, incluso algunos para modificar el propio código fuente del mismo), realmente no requería toda esa capacidad. Pero sabía que sí necesitaba una nueva agenda electrónica (o PDA). Es así que empecé a investigar el mercado, a leer sobre los nuevos lanzamientos, y no pude escapar al lanzamiento del iPhone. Realmente el iPhone revolucionó el mercado y la forma en que un smartphone debe ser (aunque yo creo que es injusto para los smartphone compararse con el iphone, es más competencia de las pocket pc, pero esa es otra historia).

Yo fui escéptico del iPhone, tengo que admitirlo. No podía concebir que ese "aparato" no tuviera puntero, luego de haber sido yo un adicto al puntero y haberlo manejado tan bien. Tampoco estaba seguro de que el PDA y el celular debieran estar juntos, poner esas brillantes pantallas pegadas a mi cara para hablar, estaba seguro que el resultado no iba a ser agradable (eso es algo en lo que no me equivoqué, pero se soluciona con una franelita jajaja).

Pero leí muchos reviews del iPhone, y vi como todos las pocket pc phone edition (así se llamaban las pocket con capacidad de telefonía) y los smartphones comenzaron a imitar al iPhone. Eso me dio alguna idea de que entonces lo que apple había hecho podía estar más que bien. Incluso HTC, la empresa a la que yo pensaba comprarle mi siguiente PDA, fue la primera en crear un rival digno del iPhone, pero con sus largas diferencias. Decidí probar un iPhone yo mismo y ver que de extraordinario tenía eso de manejar el celular con el dedo. Y fue amor al primer contacto. La interfase es simplemente asombrosa. Pero lo asombroso no es que hayan hecho algo totalmente novedoso, sino que hicieron lo obvio. Es decir, manejar el iphone es totalmente intuitivo, porque su tecnología multitouch permite hacer en la pantalla lo que haríamos con un objeto real (moverlo con el dedo, pellizcarlo para reducirlo o agrandarlo, girar la pantalla y que la imagen de adecue estomáticamente, etc.). Realmente es asombroso.

Ahora tenía que elegir. Yo no compré el primer iPhone que salió. Esperé (igual no llegó a Perú). Y cuando salió la segunda generación, todos los demás competidores ya tenían un contrincante para el iPhone. Sin embargo, ninguno siquiera lograba imitar esa interfaz tan espectacular (por lo sencilla). Pero yo sabía usar el puntero, me gustaba, así que la interfaz no era el único factor. Ahora pasaremos a mi proceso de selección, primero los criterios: quería un celular y un PDA juntos (había decidido que cargar dos aparatos no era lo eficiente, ni en espacio, ni en economía). Requería un aparato que me permitiera revisar mi correo en cualquier parte y sus archivos adjuntos, revisar páginas web, revisar documentos de office, pdf, vídeos, escuchar música. Quería un aparato con GPS, que me permitiera ubicarme en las calles y me diera información fuera de la ciudad sobre mi ubicación. Quería un aparato que no se limitara, que sus posibilidades fueran muy amplias, porque uno nunca sabe que va a necesitar. No quería un aparato para editar documentos, yo uso una lap top, si quiero editar algo, es mucho más cómodo hacerlo ahí.

Las claves para elegir finalmente al iphone fueron 3 para mi:

1) Interfaz: es súper simple de usar, y tiene todo lo que necesito, que mencioné arriba.
2) Apple Store: este puede ser lo más genial que haya hecho apple (tanto para ellos porque están ganando muchísimo, como para los usuarios, que tenemos de todo), pues podemos encontrar (como dicen en apple), un programa para cualquier necesidad (y esperen a que salga la actualización del sistema operativo, va a ser increíble).
3) El plan de datos: esto es algo que apple ha exigido a todos los operadores del mundo que venden el iphone, y es un acierto, porque tener un iphone, y no contar con un plan de datos (es decir contar con cierto tráfico para poder conectarse a Internet en cualquier lugar, descargar los mapas, revisar el correo, bajar un vídeo de youtube, etc.) es casi un delito si es que se tiene un iphone. No le sacas todo el provecho que podrías (aunque aún hay muchas cosas que se pueden hacer off line, y cada vez hay más hotspot libres en Lima y Provincias).

Para finalizar (espero no haber aburrido a nadie), si lo que buscas es un reemplazo para tu computadora de escritorio, donde puedas crear bases de datos, editar documentos de office, y programar para alguna aplicación ofimática propia, tú necesitas una pocket pc, y hay unas excelentes. Si lo que quieres es solamente revisar tu correo en tiempo real, y revisar un poco de web, pues comprate un blackberry. Pero si lo que quieres es tener un celular, que además de revisar tu correo, de revisar la web (el safari es el navegador más usado de todos los dispositivos móviles actualmente), deseas un celular con estilo, sencillo de usar, rápido, con infinidad de posibilidades de expansión, que te permita jugar, ver películas, leer libros, llevar tus cuentas, controlar tu consumo de combustible, grabar tus recorridos de tus paseos, poder ver los mejores momentos del especial del humor mientras estás esperando tu turno en el banco (porque ya te sabes de memoria las bromas que pasan en los monitores), revisar tu facebook mientras vuelves del trabajo, recorrer el mundo a través del google earth, aprender a tocar guitarra, o afinar una guitarra, y miles de cosas más, pues tú debes comprarte un Iphone. No te arrepentirás. Y espero que leyendo algunos tips que he aprendido, pues estés mucho más satisfecho con tu compra y le saques mucho mayor provecho a tu aparato.

Éxito con su compra a los que aún no la hacen, y estén orgullosos los que ya la hicieron.